Como bajar la fiebre en niños

Si tu hijo/a se pone enfermo y tiene fiebre lo primero es no desesperarse ni angustiarse se ha de intentar reconocer de donde proviene y cómo es. Te mostramos como bajar la fiebre en niños y su definición para que tengas los conceptos más claros.

Pautas a seguir para bajar la fiebre en niños

Fiebre es la temperatura axilar

≥ 38 ºC (o rectal ≥ 38,5 ºC). Entre 37 y 38 ºC se considera febrícula.
La temperatura timpánica no es recomendable, debido a su escasa fiabilidad. [2-3] El origen más frecuente son los procesos agudos (sobre todo infecciones, pero también traumatismos, patología del SNC, reacción postvacunal o golpe de calor).

Entre los procesos crónicos, hay enfermedades reumáticas, oncológicas y procesos inflamatorios.

 

Como bajar la fiebre en niños
Efectos de la fiebre: riesgo de deshidratación (sobre todo en niños pequeños), afectación del estado general, cefalea, vómitos, cetosis, mialgias … En un 3-5% de los menores de 5 años puede desencadenar convulsiones febriles.

Desmintiendo falsos mitos: la fiebre más alta no tiene más riesgo de convulsión febril. La fiebre por sí misma no lesiona el cerebro ni causa meningitis. La fiebre alta no es sinónimo de bacteriemia. La respuesta de la fiebre en el antitérmico no es un indicador de origen vírico o bacteriano. La dentición no causa fiebre.

Cualquier niño con aspecto tóxico se derivará al hospital.

Fiebre de inicio reciente: fiebre de pocas horas de evolución, no suele encontrarse se causa evidente.

Fiebre sin foco: fiebre, a menudo de inicio reciente, de la que, tras una exploración física cuidadosa y las pruebas complementarias pertinentes, no se detecta foco.

Fiebre de origen desconocido: fiebre comprobada durante 7-10 días, sin encontrar la causa con los medios diagnósticos rutinarios.

Para la exploración del niño pequeño es importante que esté relajado; así pues, comenzaremos la inspección con el niño en brazos de la madre o del padre

En pediatría, teniendo en cuenta las diferencias inmunitarias entre las diferentes edades del niño y el diferente riesgo de infección potencialmente grave, es básica la diferenciación por edades, que nos ayudará a hacer después la valoración. Puedes recabar más info en la Asociación Española de Pediatría (AEP)

    • Lactante menor de 3 meses
    • Niño de 3 meses a 3 años
    • Niño mayor de 3 años

Lactante menor de 3 meses

El lactante pequeño tiene mayor riesgo de infección bacteriana grave (IBG) debido a la inmadurez de su sistema inmunitario, además de expresividad clínica muy limitada de las infecciones (incluso pueden cursar sin fiebre o con hipotermia). Los lactantes pequeños también tienen el riesgo de deteriorarse rápidamente.

Lactante menor de 3 meses
Son síntomas de gran valor las alteraciones del comportamiento: rechazo del alimento, alteración del llanto y de la reactividad. Son IBG la sepsis, la meningitis, la neumonía, la infección urinaria, la osteomielitis, la artritis séptica …

Estos lactantes febriles, si llegan con exceso de ropa, se recomienda desabrigar y volver a tomarlos la temperatura a 15-30 minutos. Si pasado este tiempo no se detecta fiebre, se actuará como con un lactante afebril.
Hay algunas escalas que intentan objetivar la observación del aspecto del niño.

1

Ahora bien, estas escaleras tienen menos de un 80% de sensibilidad en la detección de IBG; es por ello que en este grupo de edad se suele recomendar la realización de exploraciones complementarias, por lo que se derivarán a urgencias del hospital, sobre todo los menores de un mes.

Fiebre en niños de 3 meses a 3 años

El sistema inmunitario del niño va madurando, al tiempo aumenta la capacidad de localizar la infección. Los síntomas son más sugestivos del foco causal. Los agentes infecciosos más frecuentes siguen siendo los virus.

Las bacterias típicos de esta edad son el neumococo y el meningococo (actualmente el Haemofilus influenzae prácticamente ha desaparecido como agente de infecciones graves gracias a las inmunizaciones).

El lactante con buen estado general raramente tiene una IBG; sin embargo, en este grupo de edad es donde hay más incidencia de bacteriemia oculta.

La probabilidad de bacteriemia oculta es más alta cuanto más elevada es la fiebre (así entre 39-39,4 ºC aumenta el riesgo de bacteriemia oculta por neumococo en un 1,2%; entre 39,5 a 39,9 ºC aumenta en un 2,5%; entre 40 a 40,4 ºC en un 3,2%, y con más de 40,5 ºC el riesgo es un 4,4% más alto).

descarga

Anamnesis Causas y efectos

síntomas, tratamientos en curso, alergias, inmunizaciones, antecedentes patológicos.

Exploración física: hay que tener en cuenta que los signos meníngeos no son claros hasta el cierre de la fontanela (hasta entonces se valora la tensión de la fontanela anterior)

Anamnesis

Esta es la escala de observación en niños que ha mostrado mejor predicción de infección bacteriana grave (Nivel II de evidencia).

Actitud terapéutica

  • Cuadro vírico evidente: tratamiento sintomático.
  • Foco bacteriano evidente: tratamiento específico.
  • Fiebre sin foco:
  1. Mal estado general: derivar al hospital.
  2. Buen estado general, sin antecedentes de interés:

*<39 ºC axilar: antitérmicos, pautas de observación a domicilio, control clínico en 24 horas;
*> 39 ºC axilar: derivar para realizar exploraciones complementarias en los siguientes casos: niño menor de 6 meses, fiebre de más de 4 días, rechazo de la alimentación, enfermedad crónica subyacente o contacto conocido con infección bacteriana potencialmente grave.

Fiebre en niño mayor de 3 años

El sistema inmunitario del niño ha alcanzado el desarrollo adecuado, con el consiguiente mejor control de la infección, disminuyendo así el riesgo de diseminación y localizando mejor la infección. El niño, además, puede expresar y localizar síntomas verbalmente.

La primera causa son los cuadros benignos, entre los que destaca la frecuencia de las infecciones ORL; pero siempre debemos descartar la sepsis y la meningitis.

Niño mayor de 3 años
Aparecen otros gérmenes típicos, como el micoplasma y la mononucleosis.
El niño tiene mayor tolerancia a la pérdida de líquidos, por lo que es más infrecuente la deshidratación.

Actitud terapéutica

Cuadro vírico evidente: tratamiento sintomático.
Foco bacteriano evidente: tratamiento específico.
Fiebre sin foco de <3 días:
con afectación del estado general: exploraciones complementarias o incluso ingreso en observación.
buen estado general: observación domiciliaria, antitérmicos y control ambulatorio.
Fiebre sin foco de> 3-4 días: grupo difícil de etiquetar sólo con la exploración.

Como bajar y tratar la fiebre en niños

Reducir la fiebre puede ayudar al niño a encontrarse mejor.

Medidas físicas para bajar la fiebre

Para bajar la fiebre en niños lo mejor es seguir las siguientes pautas o remedios para la fiebre que son básicamente de sentido común.

Mantener en ambiente fresco
No abrigar
Hidratar
Otras medidas físicas como los paños húmedos y los baños no están indicadas, ya que producen vasoconstricción periférica y pueden incrementar la temperatura (al interferir el mecanismo de pérdida de calor del cuerpo con la vasoconstricción).
Fármacos

Como bajar y tratar la fiebre en niños

El paracetamol y el ibuprofeno son igual de efectivos y seguros como antipiréticos. Se recomienda el uso de un antipirético para niños irritables con fiebre alta. Lo que comunmente se conoce como Dalsy y Apiretal
Dosis: paracetamol a 15 mg / kg / dosis, máximo 4 dosis diarias. Ibuprofeno (no recomendado en menores de 6 meses) a 5-10 mg / kg / dosis, administrada cada 6-8 horas y un máximo de 4 dosis por día.
El uso combinado de antitérmicos no es recomendable ni prudente.
Un antitérmico baja la temperatura entre 1 y 1,5 ºC, no más (la temperatura por sí misma puede bajar con o sin antipirético).
3

Seguimiento del niño con fiebre

Todo niño que visite por fiebre urgencias, debería verlo su pediatra al día siguiente, para ver la progresión de la infección, la respuesta al tratamiento ya veces hacer el diagnóstico definitivo del proceso causante de la fiebre (sobre todo en los casos en que la primera visita se ha producido antes de observarse se focos).
Aunque un niño puede tener un aspecto no tóxico cuando se visita, ninguna prueba no excluye que el niño pueda empeorar más tarde.
Se debe instruir a los padres para observar los signos de toxicidad cada 4-6 horas. La información clara y la empatía con los padres pueden mejorar la seguridad y disminuir el estrés de la familia.

Como bajar la fiebre en niños rápidamente

En Como-bajar.com te enseñamos algunos trucos para bajar la fiebre de tu bebé o hijo, pero recuerda que si la fiebre se mantiene debes acudir rápidamente a tu servicio de atención médica más cercano y que lo examinen.

Lo mejor para bajar la fiebre y temperatura del bebé es realizar lo siguiente:

Sácale ropa para evitar que todavía suba más el termómetro. Vestirle con algo fresquito, preferiblemente de algodón. Los bebés les basta con el pañal.
  1. Mantenga en una habitación fresca y ventilada, pero alejado de las corrientes de aire.
  2. Bañar con agua tibia. Vigilar porque si es demasiado fría aún podría hacerle subir la fiebre.
  3. Aplique compresas húmedas y frías en la frente, en la nuca y las muñecas.
  4. Ofrecéis una dieta líquida para compensar las pérdidas generadas por el sudor y para evitar que se deshidrate. Agua, zumos naturales y caldos ligeros también le ayudarán muchísimo.
  5. Evite que se muevan demasiado. Si se están quietos, la temperatura baja.
  6. Ofrecedle una infusión de girasol hecha con pétalos secos de esta flor. Dejar reposar 10 minutos en agua caliente, filtre y añadir azúcar o miel.Dele entre 2 y 3 cucharadas cada ocho horas.
  7. Ponedle rodajas de patata cruda a las plantas de los pies. Mientras están fresquitas ayudan a bajarle la fiebre. Cambie de vez en cuando.
  8. A pesar de todas estas recomendaciones, tenga en cuenta que hay que llevarlo a urgencias si supera los 39 grados y si es menor de 3 meses.

Si, incluso cuando están enfermos! La fiebre, la tos y los mocos son buenos aliados a la hora de recuperarnos de un resfriado, forman parte del proceso de curación.

Por lo tanto no hay que luchar desesperadamente contra estos síntomas, sino que tenemos que hacer un global y facilitar la limpieza que hace el cuerpo a través de estos y reforzar las defensas del propio cuerpo para ayudar en este proceso.

Los mocos son la barrera que forma el cuerpo para que no entren mas bacterias y microbios que puedan empeorar el proceso de curación ya la vez expulsan parte de los que genera el propio cuerpo durante el proceso de enfriado.

La tos también es necesaria para hacer limpieza, por tanto son nuestros aliados, mejor no frenarlos.

Y la tan temida fiebre, pues también ayuda a nuestro cuerpo a luchar contra las bacterias que puedan estar atacando.

La fiebre es un proceso muy positivo y una muy buena señal de reacción de nuestro sistema inmunológico, de hecho no tener puede alargar el proceso, ya que aumenta las defensas y las sustancias antibacterianas.

La fiebre se autorregula sola y es necesario que la vamos observando. Esto no quiere decir que no podamos hacer nada, de hecho hay un montón de remedios que nos pueden ayudar a limpiar y reforzar nuestro sistema inmunitario.

Está claro que llegados a un punto que nosotros no lo veamos claro hay que acudir al médico para controlar que no se haya desencadenado un proceso más grave y que sea difícil actuar desde casa.

Remedios Caseros para bajar la temperatura de los niños

Pero, ¿donde fueron a parar los remedios caseros de nuestras abuelas? A continuación tiene varios remedios que pueden ayudar:

La hidratación es fundamental, beber líquido en abundancia es útil para prevenir la sequedad que irrita la nariz y la garganta, también fluidifica el moco y hace que sea más fácil su eliminación. Si los líquidos son calientes, proporcionarán más beneficios.

El jengibre tiene propiedades analgésicas, antipiréticas y antibacterianas. Hacer una infusión con una cucharada de jengibre fresco picado y 200 ml de agua hirviendo nos mejorará el malestar.

jenjibre

El ajo es rico en alicina, una sustancia con propiedades antisépticas que ayudan al cuerpo a combatir la gripe y otras infecciones. Podemos preparar infusiones con ajo picado, miel y limón.

La miel es un expectorante natural y es útil para combatir las infecciones de garganta, por sus propiedades antisépticas. La podemos añadir a las infusiones.

honey
La vitamina C es un poderoso antioxidante que optimiza el funcionamiento de las células que combaten las infecciones en estimular la producción de los neutrófilos, el tipo de glóbulo blanco más común que defiende el cuerpo de las infecciones bacterianas. La naranja, mandarina, limón, granada, kiwi, fresas, piña, papaya, mango y manzana son ricas en vitamina C pero también tienen otras propiedades que nos serán muy útiles para combatir los síntomas de la gripe.

Naranja, mandarina y limón ayudan a aumentar la producción de las células que combaten las infecciones (linfocitos y macrófagos) y reduce el riesgo de ataques bacterianos y virales. Es recomendable tomar cada día durante todo el invierno un zumo con alguna de estas frutas.

La granada, rica en antioxidantes y ácido fólico. Muy efectiva reforzando el sistema inmunológico y aumenta la resistencia al contagio del virus de la gripe.

→ El kiwi contiene fibra y antioxidantes. Nos ayuda a reforzar el sistema inmunológico. Favorece la disminución de síntomas como la congestión, el dolor de garganta y de cabeza.

kiwi

Las fresas y los frutos rojos, son ricas en antioxidantes. Las fresas contienen más vitamina C que las naranjas, 60mg por cada 100gr. Contienen ácido salicílico que alivia la fiebre y el dolor de cabeza.

La piña es rica en calcio y fósforo. También posee bromelina, una enzima que actúa como expectorante y antiinflamatorio.

La papaya rica en vitamina C y A, activan el sistema inmunitario y promueven la salud respiratoria y ayuda a prevenir la gripe y el resfriado.

El mango contiene vitamina C y A, gran poder expectorante y antiinflamatorio.

La manzana rica en vitamina C y A ayuda al sistema inmune y tiene un efecto purificador que ayuda a eliminar las impurezas que intoxican el cuerpo. Excelente medicamento natural para las enfermedades de las vías respiratorias.

Las inhalaciones con eucalipto, nos ayudaron a abrir las vías respiratorias y aliviar la irritación de garganta, también favorecerá la expectoración. Para prepararla; colocar agua hirviendo con unas hojas de eucalipto, poner una toalla sobre la cabeza y respirar el vapor.

eucalipto

→ Para disminuir la tos nocturna, partir una cebolla por la mitad ponerla en un recipiente cerca de la cama.

Hacer infusiones con tomillo ayuda a prevenir el resfriado, es antiséptico y expectorante.

 

Con todos estos remedios naturales podrás ganar la batalla a ese enemigo tan molesto como es la fiebre….

Esperamos haberte ayudado a saber como bajar la fiebre en niños y que sea lo menos traumático posible, sobre todo a los padres primerizos…? Hasta la próxima 🙂

Deja tu opinion y comparte!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies